emilse

no se puede tartamudear en una carta, sí en el pensamiento, las emociones se chocan y caen mezclándose. y me mezclo, soy mezcla, soy contradicción que desalientan mi abrazo a tu cuerpo, a tu voz, a tu necesidad de estar ahí, de mí en ti. de ti en mí, desvanece todo. y ahora, en el desastre natural, en el temblor del dormir, en la conciencia, en la ausencia… i need you de nuevo, te necesito en mi soledad espaciosa, lejos, irnos lejos, donde no exista nada, sólo un camino, tu y yo, y música, que el sol sea nuestro guardián, la luna la que nos escuche, que se ría con nosotros, las gentes con sus rostros nos digan que la vida es larga, hermosa, e inesperada. Neruda, Juan Gaviota… tus ojos, tu compañía siempre serán recuerdos, y quisiera que fueran más que eso, más que ideas ya borrosas, no soy eterno, pero contigo puedo creerme ahí.

I need you, con una guitarra en mis manos, con un amanecer en nuestro lugar, un río que nos habla, no hay prisiones, excepto la de la piel, es nuestra casa, nuestra primer cárcel y nuestro medio para expresar esa libertad (me lo contó una bailarina de Barcelona, se llama Lucía). no seas cárcel, no eres cárcel, no eres eso. eres libertad, eres amor. I need you. Y llegan las tormentas.

y llegan los pájaros que nos avisan, entiendes.

te quiero. y no quiero alejarme más de ti, pues se hace muy distante ya tu voz y mis palabras se consumen en el viento, se quedan atrapadas en las mareas aéreas.

silbar. quiero silbar contigo. solamente silbar.

 

te amo.

Anuncios
Publicado en Creación literaria | Deja un comentario

ricardo

estaba sonando… me encontraba en la habitación de las luces y sonó de repente la canción… era la voz que apreciaba y que quise emular un día en el árbol de la tarde, entre hojas descansadas y solitario silencio. ahí, sentado, cómo recuerdo las tardes y las que van a ocurrir, sería tan predecible? mañana es lunes, y la música me mantendrá a salvo de tanto desorden? me propongo a darle rienda suelta a lo que cada día anhelo, otra vez en el pensar y en el hacer.

calmada soledad intrusa, me dejas hablar, caminar entre estos soles que colgué en el techo, noto cierta esperanza en no caer de nuevo en los abismos múltiples que descansan con un ojo abierto, temiendo que se den cuenta, intento volar por encima de sus pestañeos dolorosos y tenebrosos.

vivo soñando, podré caminar y la comida seguiría en un plato al cual acudir cuando el hambre recuerde que pertenezco a un cuerpo? dejaría atrás lo que está aquí, pero no se me ocurre pensar en lo que tendré delante, tendencias pasajeras con dosis de eternidades que me clavan en ver siempre lo negativo, y lo sorpresivo, lo que se adviene sin circunstancia dada ni imaginada, la vida y el nacimiento se trazan en una cartulina con la punta gruesa de un lápiz de carbón.

Ricardo, gracias, te contaré:

no he leído a Kerouac, pero si tuve a una boca en mis días pasados que dulcificaban la realidad contándome lo que había leído de él. entiendo que la paciencia es una virtud, y ahora siento que no tenerla es mi condena, el ya me destroza, y mi corazón desgajado e iluminado se revienta y brota el líquido amarillo, mi corazón es una mandarina que da felicidad pues me enseña que hay que primero quitar la cáscara, desgajar, y meterme en la boca el gajito con ríos blancos, luego llega lo dulce y único, la mandarina, soles que cuelgan de los techos.

desfasado despierto iluminado contaminado de lacias nubes que alentan la respiración profunda, hace falta respirar para conseguir ver todo con más amplitud.

lejanía, lejanía.

y lo bonito, no quiero bonites, pero sin querer me enredo muchas veces entre tanta.

el otro día visité a John Jairo, estaba escribiendo, la tinta de su máquina estaba ahí, impregnada en el papel, y parecía temblar de temor por desaparecer. él, el hombre de las siete especies. él, un humano del pueblo en el que vivo. él, purificado; él, señalado por la falta de vista, por la falta de escucha; él, y muchos más que cuentan con la seguridad de su verdad. Verdad en cada boca, tu verdad y mi verdad. Todos tenemos la verdad.

 

viento es la voz

mi casa está en mi piel,
manzanares: la casa es la extensión de la piel

 

te amo. entrego mi vida por ti. entrego mis labios y mi voz. entrego mis manos. me entrego para ser las formas que suenen de ti. entrego lo que soy y lo que no soy. y me arrepiento, del tiempo, me arrepiento de lo que se fue, me entrego a la negación absurda de faltar a vivir, entonces el texto sobre qué habla, podrías decirme, gracias…
por ti y por ti ahora el ya se ha convertido en un medio, lazo por el cual expresarme, ser vivo que respira, ama, vive, sueña, canta, te amo, solamente en este momento renace amor por donde uno mira, solo, hay amor donde a veces hay temor, Elliot Smith 2:45 AM…

I need you, el piano cuelga sus ropas en los árboles del lago, las nubes se encaraman encima de tus párpados, tu y yo. delicado bálsamo que me entregas, sobre mí tu voz que necesito, te necesito, como el viento que vuela por la primavera, las estrellas otra vez vuelven a caer, te necesito, las flores en las que llueve el mar.

 

Publicado en Creación literaria | Deja un comentario

pensar y hacer

los dos lugares en los que a veces mis pies son amarrados, como si los dedos crecieran como raíces para agarrarse de una de las dos tierras. O pienso, y podría estar en ese plano, en el que la gente se convierte en viento y polvo, como si ellos no tuvieran un lugar para hacerme crecer, como violentas tormentas que me hicieran despojarme de lo poco que tengo en mí… o el otro plano, el hacer, el no dejar al azar el movimiento, o el querer sin pensar, soltar la copa y que se quiebre, que el sonido produzca la sorpresa en los ojos moribundos, quizá, o en los que tratan de dormirme.

entonces la consciencia, si así la puedo llamar, es el hacer; la otra, es el resentimiento, el que quise hacer pero que el tiempo se llevó el día. es o vivir o estar resentido esperando un ayer que brote.

qué es? tristeza? o es moverme o mi mente pensando en moverme en algún momento. ahí estoy, en esas dos partes que provocan en mí la emoción desmedida o la soledad loca por vencer no sé qué cosa y alcanzar no sé qué otra.

estando en la de hacer se puede escribir, y tratando de comprenderlo mejor sigo haciéndolo. el hecho de hacer lo que uno siente en el momento es una solución. reprimir el acto, como el arte y la poesía que son mortales, muere todo y en mí sólo queda el recuerdo y mis músculos tensionados nada más por el deseo que tuve de moverme, saltar, decir, hablar, contestar, reír, realmente estoy hablando de ser. y cantar me acerca al ser.

Publicado en Creación literaria | 2 comentarios

el sombrero está cayendo, va bajando por la inmensidad del edificio, las luces lo aturden y vemos cómo el aire lo sostiene con equilibrio en su sutil caída. Espero a que caiga en mi cabeza y empiezo a caminar entre la multitud. Todos pestañean, qué clase de mensaje estamos creando. Llueve. Una nube queda tras tu cara, es gris y tumultuosa. Es una giganta.

 

Me quedan dos minutos para que se acaben los minutos de conexión. Y qué hacer o ecir, ahora cuando uno se encuentra en una limitacion entonces es cuando se vuelve un poco más despierto, y hasta me puedo concentrar más.

 

Publicado en Creación literaria | Deja un comentario

es

la manzana aparece en mi boca cuando voy a despertar, y puedo resistir cuanto venga de la noche fresca y tranquila, porque fuiste la arruga del cielo que rasgó mi alma; todo luna, todo era azul y luz, y llegaste envuelto en tiniebla,  ira y copas rotas incrustadas en tus hondos pozos enigmáticos y perdidos. … y tienes miedo a que me pierda, pero no hay una perdición en un laberinto amigo, hay laberintos dentro de más laberintos, sólo estoy tratando de salir del mío.

los pasos que alcanzo a dar a veces quieren decirme que no es por ahí, otras veces la guitarra rompe con su tenue llanto para acariciar, y la voz entre pasto verde y ojos crucificados amanece en la oscuridad, es opaca, es hermosa, es libertad entre el silencio mentiroso y las voces recubiertas de mis miedos: nace, y hablo.

mis manos, su boca, el parque, los colores, mi olvido y la locura de no ser entendido… porque llego y otras veces no a saber que lo más real es no entender sino sentir. Y me siento hombre que tapa sus ojos con un pañuelo azul y un cuarzo en su mano, y las cartas que expulsa la boca, y la suerte que hay más allá. Qué hay más allá? seguro de nada me lanzo a los colores que nadie a mi alrededor parece creer ver, pero ahí están.

y qué abstracto se vuelve todo, y encuentro la respuesta en mi sentir… porque hace mucho tiempo que no siento, porque he de decírmelo, recordarlo, pero no puedo hacerlo a través de la mente sino de la guitarra, de la voz, de tu mirada, de la mezcla de sentidos, de la mezcla de toda la vida.

y mañana qué día es? y estoy respirando ahora? y soy consciente de aquí, de mí, y del hombre que habla con un teléfono, y de los muchos locos que nacen del sol y caen en forma de gotas gruesas que se aplastan en los cristales de la realidad.

no hay un universo, hay muchos universos.

imagínate que es encontrado un hombre peligroso en medio de tu barrio, de las canteras, de telde, de valsequillo, de sevilla, de tulua, del pinar, de beneficio, de tu lugar, y que la forma de solucionar, de aniquilarlo, de extirparlo es lanzar napal para que junto con su muerte lo acompañen los vecinos, los niños, mis amigos, mis papás, tú. Todos desaparecen y no hay nada qué hacer. no somos colombianos, españoles, canarios, marroquíes, chilenos, no somos divisiones, somos personas, somos familia, somos uno, y nuestra familia se marchita. dice él que si no comes yo no como, aun ya habiendo comido, somos un solo ser.

hay algo qué hacer? me siento culpable e inservible, me siento arrugado entre tanto pliegue de la verdad. Cuál es la verdad?… la de mi corazón? y el tiempo pasa y trato de quererme, y mis amigo son alejados y más con mi vuelo hacia el sol.

y quiero caminar sin huellas hechas con mis iniciales en el barro, ellas no me indican el camino, indican el deseo y la sanación del miedo y de la derrota de quién se arrodilló para dibujar mi camino. y llega una voz que dice: destetar. tetas y leche, vida arrojada a la boca sensible y al corazón noble. sin tetas la barba crece, los ojos se rasgan, los dedos aprenden, las cuerdas se hacen carne, los sonidos se vuelven ojos, no hay mentiras.

la montaña me levanta sobre las nubes

y mis ojos lloran entre este “oxidado cielo de plástico”

“cegadoras antorchas” que guían a los desnucados

“estrellas calcinadas”

somos “salvajes como llamas bajo la lluvia”.

Adán, eres un poeta, un ser humano. extraño tu ser revolcándose en la realidad de mutes palabras que dan temblor a las bocas. rayas la línea dibujada. tu esencia se acrecienta con la lejanía, la aurora vibra sobre tu inmenso bosque, los pájaros son las ideas que debes arriesgar, que crucen el azulado mundo y se estrellen profundas en las húmedas tierras y nazcan en vínculos reales para mirarnos, simplemente mirarnos. si no es así, entonces toquemos y, limpiándome de paréntesis que obstruyen mi vista, mi olfato, mi piel, liberándome, trataré, sentiré dar los pasos y escucharé la voz. y la música será amaneceres y estrellas, y ecos graves en la noche de las voces irascibles.

vida y amor en el instante del ser.

 

Publicado en Creación literaria | Deja un comentario

bus

Estás sintiendo el cuerpo a tope

hay colchones de sobra

un bus sale por la noche

Barcelona

todo es irremediable

la calle

improvisar un grito que me libera

cálmame

cálmame

cálmate

la vida y el amor propio debe ser lo más grande que cualquier cosa

dejaré de hacer nada

apreciaré cada cosa que haga

la vida cambiará

la voz limpia llega a mi corazón

mi mente es libre y nadie la va a cerrar nunca

libre y salvaje

voy a Barcelona

sin dinero

sin ropa limpia

sin comida

pero con mi corazón abierto

voy hablar.

Publicado en Creación literaria | Deja un comentario

llave

Caja impermeable encima del cajón oscuro que se retiene de azules destilados de los mares que se atolondran en las canicas

hola diferencia insensata voz alumbradora voz incapaz moldes tristes que reamarran la veloz tristeza que se acumula en los cuellos dejando impresionar las calles vacías sin sentido como las manos que se acurrucan entre ellas para volar sin alas pero con ojos valientes

se fijan en las llamas de las flores en las manos de las de antes en la voz que acompaña cada paso que das cada sonido que se trasluce de espejo mundo de tu acalorada belleza de lo alto a lo mas bajo de lo más bajo a lo sutil a lo incomparable disuelto en el suelo cayendo desde migajas de pan que se retractan de tanto oleaje en las nalgas que se sientan

h hostia, sin pensar con el jugo en la mente y con la pasta de dientes entre los dedos los ojos la comen sin demora como la garrapata que llega en la noche soleada me dice si estoy despierto vámonos, juguemos juntos en este colchón de madera sucia trastocada por los tacones de huesos que minuto a hora es pisada. cabezas trasplantadas pensamientos injustos e impropios como las teclas que son agudas y afiladas como las mañanas que acartonan el valle de los despiertos.

<signo con ese, la s trastrabilla con el espejo que se rompe con mirarlo cae en el mar cae en el polvo cae en mi corazón agrietado, por ahí por las grietas va sucediéndose todo, trabones gritos aguas emanadas de no se sabe dónde, dejándolas ser, porque el porque siempre está, para explicar lo inexplicable o lo que no quiere ser sabido porque porque saber es porque, conocer el camino alumbrado por las llamas de otros corazones, ahí hay caminos oscuros intransitados desde hace algunos millones de ojos y nadie nadie quiere ir porque es oscuro, yo advierto mi triste pose al lado, sin decidirme cruzar la línea de la vergüenza y del miedo, del encanto y de la indiferencia, de la testarudez, de la inimaginación. Loco loco loco dejado en el techo castigado por hablar por hablar sin parar por cantar por cantar cantos molestos que no son de nadie sino de la oscuridad de una en la que se aproxima a la nada a la indiferencia, un paso más y a lo mejor cae como un gato perdido en el exterior del universo un gato negro como la negritud en cuanto hablo y en cuanto deseo en cuanto digo y en cuanto escucho en cuanto a todo, negritud porque sin ella no habría el balcón que se acerca y se detiene ante las estrellas, los colores están ahí, me acompañan en el bolsillo sucio lleno de hojas secas, lleno de algunas agujas con las que clavar algunos malestares del día. Hay millones de ojos que se salen por doquier, los agarro e intento inyectarlos en las cabezas derrumbadas, alcen la vista grito despavorido, dios, cuánta lágrima encima de la mesa descorchada, cuantas voces que se ahogan en el aire, cuanta vida que se enreda en sus sueños, cómo quitarme estas telarañas de mis dedos, de los instrumentos, de la calle, de la mesa, de la servilleta, de todo lo que no es todo y lo que todo es todo, y nada, la nada como lo que se acerca a mi persona, la nada , lo absoluto lo incerebral lo sentimental, lo importante lo incapaz la voz que se silencia la vía que se apaga en el silencio.

Publicado en Creación literaria | Deja un comentario